"¡Quién sabe si todas estas cosas no son disparatadas! Pero mire usted, doctor: las cosas importantes dependen regularmente del hecho de tomarlas en serio." Robert Musil, El hombre sin atributos

lunes, junio 23, 2008

Medio cridad

La nota de Crítica sobre el nuevo "arrepentido" de la banca extranjera -aquí y aquí- es del peor nivel que he leído desde la de Oscar Cardoso sobre los fondos buitres del año pasado. Como mucho de lo relacionado con las finanzas en la prensa no especializada, apunta al menor denominador común del público, expresando una suma mediocridad que sólo logra deprimir al lector. Es particularmente grotesco:
  • que sugiera que las cuentas en la sucursal Buenos Aires del JP Morgan son ilegales. Si es un banco autorizado para funcionar aquí por el BCRA, ¿cómo pueden ocultarse? Esas cuentas, que forman parte del sistema financiero local, están todas en blanco, por definición! Si hay plata negra, nadie va a ser tan imbécil de dejarlas en una sucursal donde la AFIP puede llegar con una simple orden de allanamiento o con un pedido de informes no judicial del Banco Central.
  • que se venda a un tipo de banca privada como un ejecutivo de las altas finanzas internacionales. La banca privada es lo más deprimente y rutinario de los bancos, y sólo requiere un mínimo conocimiento de los productos, un buen trato con los clientes y discreción rigurosa. No hacen operaciones importantes, no intervienen de manera relevante en ningún mercado, nada. Si incluso dicen que la cartera que manejaba era de 300 millones de dólares, de los que la mayor parte deben haber estado invertidos en bonos del tesoro de EEUU o index funds...
  • nadie puede dudar que el tipo es un delincuente, que violó un secreto bancario al que estaba obligado, y nada de lo que "denuncia" tiene apariencia de delito. Si manejó guita negra, cosa que imagino más que probable, no lo ha afirmado aquí. Es pescado podrido todo lo que dice sobre su "conflicto moral". Que suerte que alguna vez le llegó, porque mientras pudo ocultar sus desmanejos no parecía tener una conciencia tan inquieta. Y lo único que quiere es evitar que lo agarren en una jurisdicción donde estos delitos se castigan EN SERIO y donde los jueces entienden algo de las maniobras financiera. Es patético el pasaje donde este personaje se quiere vender ante el juez como un hipotético representante de un "mundo de las finanzas".

La maniobra tiene su lógica: como las leyes argentinas sobre lavado de dinero prevén la figura del arrepentido, toda esta actuación la despliega para poder agarrarse de eso y que lo juzguen en Argentina. Pero caer como chorlitos brutos y creer que el tipo "destapa una olla" traduce mucha ignorancia e inocencia por parte de Lanata y de las autoras de la nota.


La difusión del listado por parte del diario es cuestionable. Aunque sólo hablan de gente que uno ya sabía que eran ricos, por lo que no exponen necesariamente a nadie más de lo que ya estaba a secuestros u otra extorsión.


Esta "terrible" investigación va a terminar en un sobreseimiento casi general, ya que casi todas esas cuentas deben haber estado declaradas, y quizás pueda desprenderse alguna puntita investigativa por algún movimiento a alguna cuenta no declarada en un caso u otro, y la imposición de alguna multa por alguna infracción cambiaria o fiscal. De hecho, de esas cuentas no aparece el menor indicio de delito o infracción, por lo que es dudoso, incluso, que se abra siquiera una investigación sobre los titulares.

2 comentarios:

FT dijo...

Concuerdo con que Lanata demuestra no entender nada sobre el tema banca privada y que la nota es flojísima. (La parte donde escribe sobre Morgan y la presidencia de Roca ya se va para cualquier lado.)
Pero habría que aclarar un par de cositas:
- Las cuentas mencionadas no son con la sucursal Argentina del JP Morgan, sino de "afuera". Tener estas cuentas, como bien decís, no tiene nada de malo. (Aunque si hay una zona gris con las "oficinas de representación" de muchos bancos, sobre todo los suizos, que no están autorizados a captar depósitos en la Argentina para cuentas en el exterior pero que de hecho sí lo hacen. Por eso se cuidan muchísimo de no tener aquí papeles con info de los clientes de afuera, sino que los bajan online en el momento de necesitarlos y cortan la conexión en cuanto cae una inspección de AFIP o BCRA.)
- Aún la información provista por Dow Jones y Reuters es poco clara, pues JP Morgan no hizo pública tanta info, supongo que para limitar el daño a su reputación de privacidad. Se distraen con el punto de que Arbizu le podría "robar" clientes a JP M, cuando lo que es muchísimo más jodido aún es otra cosa: "JP Morgan said it discovered evidence last month that Arbizu had made unauthorized and illegal wire transfers between the account of a JP Morgan client and accounts at other firms."

Me interesa tu visión legal del tema: me da la impresión de que, queriendo sustraerse de la justicia estadounidense, acá le aconsejaron hacer ruido para promover alguna investigación en la Argentina que lo retenga acá (por lo menos por un tiempo, mientras negocia un acuerdo con JPM). Como bien decís, sospecho que por lo menos las cuentas más altisonantes que denunció van a estar en regla, porque cualquier individuo rico usa estructuras legales y societarias más sofisticadas para tener el dinero que desea esconder. No va a tener una cuenta a su nombre, manejada desde NY por un joven argentino!!!

- Qué casualidad que Arbizu haya informado tantas cuentas del grupo Clarín, ¿no?

Ulrich dijo...

FT, gracias por sus aclaraciones. Una pena tener que seguir viendo tanta ignorancia sobre temas financietos. Igual, las operaciones que encuentren van a estar necesariamente en regla. Y sólo dieron pie a que Constantini y Clarín dieran aclaraciones que, de tan obvias, deberían hacer caer todo esto.

Que haya denunciado todo lo de Clarín es parte de su maniobra embarro-todo-así-me-atasco-y-no-me-sacan-de-aca. Total, sabe que la denuncia es sobre operaciones lícitas y que no va a dar motivo para enojar realmente a nadie. Salvo a JP Morgan, claro.